“Sexualidad sin fronteras”

¿Qué es la sexualidad? De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud se define como un aspecto central del ser humano a lo largo de su vida. Desde el punto de vista psicológico, es la manera de vivir la propia situación. En la actualidad, es el cómo nos vestimos, actuamos, la forma en la que hablamos incluso el caminar, pero también es erotismo, placer, sexo. Es poder elegir quienes somos o deseamos ser sin temor a ser juzgados por ello.

Foto tomada del repositorio Pixabay

A pesar del surgir de una nueva era de progreso, cambios y aceptación, durante mucho tiempo este tema ha sido un tabú para muchos. Las viejas costumbres arraigadas a criterios como, rosa para niñas y azul para niños todavía continúan marcando pautas. La discriminación debido a la orientación sexual deja huellas imborrables en una sociedad que lucha por la igualdad de derechos. La vieja historia de la cigüeña no deja que los adolescentes adquieran la información adecuada sobre su sexualidad y salud reproductiva. Romper estas barreras, eliminar pensamientos retrógrados, crear una educación sexual responsable, fomentar la tolerancia de diferencias representan grandes retos para todos.

La educación sexual debe cultivarse desde el hogar. Es deber de los padres, como primeros educadores, fomentar pautas de una sexualidad saludable. Evitando todo momento usar el miedo para evitar que el adolescente tenga relaciones sexuales, escuchar atentamente sus preocupaciones y ofrecer respuestas claras es la mejor opción. Hacerles saber que no hay apuro en mantener relaciones sexuales, no hay nada malo en esperar, sin dejar de recalcar la importancia de mantener relaciones sexuales seguras. En una etapa tan compleja, como lo es la adolescencia, en la que cambios drásticos ocurren tanto en el cuerpo como en la mente, la orientación sexual es un tema concurrente. Una respuesta negativa por parte de los padres o el rechazo de personas cercanas ante la confirmación de la homosexualidad, bisexualidad o transgénero, ocasiona daños psicológicos al adolescente teniendo mayor riesgo de sufrir enfermedades de transmisión sexual, abuso, depresión e intentos de suicidio. No cabe duda que el apoyo, afecto y compresión de la familia protege al joven de tan catastróficas consecuencias.

Sexualidad segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.